El Hatha Yoga

lunes, 9 de noviembre de 2009


Como prometimos en un post anterior, describiremos y nos adentraremos en cada uno de los tipos de yoga, especialmente para aquellos principiantes de esta disciplina. Si bien, todas las clases de yoga nos llevan a una camino de renovación, salud, tanto de mente, cuerpo y espíritu, si se practica con constancia, bajo la supervisión del profesor/a adecuado/a.
El Hatha Yoga o "yoga de las posturas", se basa en posturas flexibles para conseguir un control relajado y un desarrollo equilibrado del cuerpo, que da escelentes resultados en lo psíquico y espiritual. Tiene 3000 años de antiguedad y hay doce posturas fundamentales que son ampliadas a treinta y cuatro u ochenta y cuatro en algún caso, e incluso se llega a contar en total 800.000 . No se trata de una gimnasia, porque su efecto no está en el esfuerzo, sino en la relajación y el movimiento flexible. Hay que sentirse, durante el ejercicio, como una planta flexible.
Durante él los músculos se alargan. Sus posturas derivan de la observación de los felinos y de sus movimientos. Al realizarlos, hay que prestar atención al gesto que hacemos y sentirlo tranquilamente. Su efecto no es sólo físico, sino también mental, porque se ha averiguado que pensamos con nuestros músculos, como señala el psicofisiólogo y neurólogo profesor Paul Chauchard. Este factor lo estudió, sin conocer el Yoga, hace años, un médico español, Novoa Santos, en su libro de 1934 "Patología postural", en el que coincidía on lo que sabían los hindúes hace siglos.
Para distender los músculos, pueden emplearse dos caminos: por ejemplo, imaginarse el brazo pesado, o aplicando el principio del resorte, tensando y soltando los músculos. Esto conduce también al aprendizaje de la respiración abdominal (que es la que nos relaja) esencial ya sea en el Hatha Yoga o cualquier tipo de yoga.
El Hatha Yoga se ha transformado en uno de los más extendidos y populares en occidente.
¿Cómo saber si el Hatha Yoga es el tipo de yoga ideal para uno? Al vivir una clase de Hatha Yoga, nos llama la atención la paz, los movimientos lentos, y en algunos casos incluye una breve meditación. Este tipo de Yoga es ideal también para aprender las posturas básicas y tener el primer contacto con el Yoga en general. A muchos nos gusta la atmósfera de paz y relajación que rodea una clase. Sin embargo, algunos practicantes, pueden considerar este tipo de yoga demasiado lento o meditativo, incluso similar al Zen. Igualmente vale la pena vivir al menos 8 o 9 clases antes de tomar una decisión y probar otro tipo de yoga más “activo”, los cuales describiremos en una próxima entrada. Pero sin lugar a dudas, los beneficios del Hatha Yoga son muchísimos y es ideal para calmar la ansiedad del ritmo de vida que hoy en día nos suele aquejar.

Bookmark and Share

0 comentarios

Publicar un comentario