El Yoga, un camino de renovación

sábado, 7 de noviembre de 2009


Generalmente la gente en occidente ve al Yoga de dos maneras. Como simplemente una gimnasia de relajación, respiración y elongación. Es decir, poco más que una típica clase grupal de gimnasia incluida en cualquier abono mensual de gimnasio.
Y en el otro extremo, se vé al Yoga como una especie de religión extraña que viene de Oriente, que tiene ritos, los cuales parecen esconder algo misterioso y esotérico.
Pero no es así. El yoga tiene varias facetas y todas están relacionadas entre sí. Uno se pregunta ¿es un método o una filosofía?. De ambas cosas tiene, ya que de los seis darshanas o concepciones ortodoxas del mundo del hinduismo, el yoga es una de ellas. Sin embargo, poca es la filosofía propia del yoga. Esta concepción es algo más bien práctica que teórica y toma de otros dos darshanas sus ideas teóricas o concepciones filosóficas.
Lo característico del yoga, es que resulta ser un método psicofísico ordenado a un retorno sobre sí mismo. En la actualidad, la mayoría de las personas, especialmente en occidente y más en sudamérica, viven como autómatas en el mundo del desarrollo material. Más que vivir, vegetamos. Pero siempre nos falta algo importante, estamos insatisfechos y, por eso, se producen todo tipo de reacciones nerviosas, mentales y de carácter. Como describió el gran difusor del Yoga: "Yoga es la tranquilización de los movimientos del mundo exterior". Yoga, viene de la raíz sanscrita "yuj", que es la misma de nuestro castellano, "yugo" o del inglés "yoke". Por tanto es "unión". El Yoga es una disciplina que favorece el control del cuerpo, mente y espíritu, para que desarrollen todas sus capacidades positivas. Es la autorealización.
Eva Kiskin, una experta occidental y gran profesora de yoga lo describe de este modo: "La tranquilización de los movimientos del mundo interior por medio de la prácticade la atención al momento vivo".
Hay muchos diferentes tipos de Yoga (nos adentraremos en una clasificación de los tipos de yoga en una próxima entrada), que son complementarias. Debo elegir la más adecuada para mí, siempre y cuando la clase de yoga sea dictada por un profesor/a capacitado/a. Lo que no debemos olvidar, es que en el fondo, todas persiguen lo mismo, un camino de renovación.

Bookmark and Share

0 comentarios

Publicar un comentario